Malos tratos en las cárcel de Can Brians 2. Mi crónica.

Las cárceles del infierno

Hace unos meses contactó conmigo una mujer llamada Francisca, la cual tenía a su hijo preso en la cárcel de Brians 2, en Barcelona. Su testimonio me dejó francamente impresionado, las decenas de audios que me mandó vía Whatsapp eran desgarradores. Me contó que su hijo Jonathan había sido condenado y encerrado en la cárcel de Can Brians 2 por asuntos relacionados con el mundo de las drogas y todo lo que eso conlleva. Al parecer, y según me relató Francisca, casi desde el minuto cero, su hijo empezó a recibir malos tratos de todo tipo, hasta el punto que unos funcionarios le desviaron la mandíbula por una paliza que recibió.

Después de escuchar su historia quise ayudarla de alguna manera, aunque no sabia cómo, la verdad. Me puse a investigar  y escribí un artículo para un medio de comunicación y en cuestión de horas mi correo electrónico se saturó. Resulta que Francisca no era la única mujer que estaba en esa terrible situación, habían más, muchos más familiares que tienen a sus hijos presos en la cárcel, y al igual que Jonathan, estos también reciben terribles palizas sin causa justificada.




Jonathan está encarcelado por temas relacionados con el mundo de las adicciones




Una mujer me escribió para contarme que su hija había fallecido, y que la versión oficial era que esta se había suicidado, aunque posteriormente y por fuentes anónimas, se le confesó que en realidad se había tratado de un asesinato.

Todos estos testigos me hicieron plantear la posibilidad de iniciar una campaña de crowfounding para rodar un documental contando todo aquello que los demás medios pasan por alto. Rellené la solicitud y a los pocos días se pusieron en contacto conmigo los de la plataforma y me dijeron: “lo sentimos pero no vemos que tu proyecto sea viable”. Primera puerta que se me cerró.

Francisca recibió esta noticia con pena, y no es para menos, pues ambos teníamos mucha ilusión en que este proyecto saliera adelante, pero en esta ocasión no pudo ser y tocaría buscar una alternativa. En cierto modo me sentía orgulloso de mi mismo, pues cuando me gradué en periodismo tenía bien claro que mi objetivo sería el de contar todo aquello que en cierto modo la sociedad calla, ya sea por miedo o porque no interesa, y yo lo estaba haciendo. En este vídeo podéis escuchar y ver el relato integro del tormento por el que ha pasado Francisca con el tema de su hijo Jonathan.

Quiero dejar constancia que en ningún momento he pretendido con mi ayuda la puesta en libertad de Jonathan, pese a que este lleva más tiempo entre rejas del que debería, pues se supone que el ya ha cumplido con su condena y sigue en la cárcel. Mi objetivo era dar a conocer los malos tratos que este a sufrido, dejar constancia que estas cosas pasan. Estoy a favor de que todo aquel que haga de las suyas cumpla su castigo, pero para eso está la justicia. Los funcionarios de las cárceles son trabajadores, que están donde están para salvaguardar la vida de los internos.




Otro preso que cuenta su experiencia en Can Brians 2

Espero que el post de hoy os haya gustado y que os suscribáis al newsletter de la página, un rincón de Internet donde hablo de mi, de ti y de todo lo que nos rodea. Hasta pronto.




Marc Riera

Periodista, amante del mundo del misterio y un escritor sin censura. Hablo sin tapujos aunque los de arriba quieran callarme.

More Posts - Website

Un Comentario

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *