Ir al contenido

El documental sobre el caso Alcàsser

Netflix, en breve, estrenará un documental sobre el caso Alcàsser, uno de los crímenes que causó más repercusión en la España de los noventa. Es uno de esos sucesos que está envuelto por un sinfín de factores que no concuerdan entre ellos. Por una parte, tenemos la versión oficial, aquella que siempre nos han intentado vender los medios de comunicación. Por otro lado, la versión censurada, aquella que uno cuantos se han encargado que jamás llegue a ver la luz.

La verdad “oficial”

Según informa la Wikipedia: Se conoce como crimen de Alcàsser al secuestro, violación, tortura y asesinato de Míriam, Toñi y Desirée, tres adolescentes de catorce y quince años del municipio valenciano de Alcàsser, España. Al juicio derivado de este crimen se conoce como caso Alcácer (o caso Alcàsser). Las adolescentes desaparecieron la noche del viernes 13 de noviembre de 1992, cuando se dirigían haciendo autoestop a una discoteca de la vecina localidad de Picasent donde se celebraba una fiesta de su instituto. La búsqueda de las conocidas como “niñas de Alcàsser” tuvo una fuerte repercusión en los medios de comunicación nacionales.

El 27 de enero de 1993, setenta y cinco días después de su desaparición, dos apicultores encontraron los cadáveres semi enterrados en una fosa de un paraje conocido como La Romana, próximo al pantano de Tous. El hallazgo de los cuerpos y el posterior conocimiento de las vejaciones a las que fueron sometidas provocaron una profunda conmoción en la sociedad española.

Las investigaciones policiales apuntaron a que el triple crimen fue cometido por dos delincuentes comunes: Antonio Anglés y Miguel Ricart.). El primero, considerado el presunto autor material de los hechos, huyó en el mismo momento en el que las fuerzas de seguridad procedieron a su localización. Aunque la búsqueda fue incesante, Antonio Anglés aún se encuentra en paradero desconocido. Por otro lado, Miguel Ricart fue detenido, juzgado y condenado a ciento setenta años de prisión (de los que solo cumplió veintiuno antes de ser puesto en libertad) en un juicio que no estuvo exento de polémica.

Lo que nadie ha contado

Hasta aquí lo que se conoce como “versión oficial” que es lo que conoce la mayoría de personas. Pero, ¿qué verdad esconde el caso Alcàsser?. Seguramente el caso Alcàsser sería un “caso más” de secuestro, violación y asesinato sino fuera por la información que revelarían las autopsias practicadas a los cadáveres, particularmente por la segunda autopsia, practicada por el prestigioso profesor Luis Frontela, de la cátedra de Medicina Legal de la Universidad de Sevilla y por el análisis del ADN mitocondrial de pelos púbicos practicado por el también prestigioso profesor Angel Carracedo, director del conocido Intituto de Medicina Legal de la Univesidad de Santiago de Compostela.

¿Qué revelaron dichas las autopsias y los análisis de ADN?. Algo fundamental: Las niñas fueron sometidas a torturas inimaginables (no las vamos a relatar ahora) y que al menos intervinieron siete personas diferentes en las violaciones y torturas. Ninguno de los pelos púbicos hayados pertenece a Miguel Ricart.

La noticia de que hubieran más personas involucradas y que ninguna era Miguel Ricart cayó como una losa sobre la versión oficial. Pero el fiscal jefe del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana, sr. Enrique Beltrán supo “torear” hábilmente el temporal que se le venía encima y apoyándose en los otros forenses “oficiales” supo imponer su criterio al Tribunal, si bien en la sentencia de la Audiencia de Valencia se dejaba un resquicio para seguir investigando la prometedora pista de los pelos analizados… resquicio que fue cerrado abruptamente en la sentencia en firme del Tribunal Supremo que consideró “inverosímil” la participación de más personas en el triple asesinato, dando así por cerrado el caso para la Justicia.

Sin embargo son muchos los juristas que hemos consultado que consideran que esa sentencia contradice ampliamente la propia jurisprudencia del Tribunal Supremo que siempre ha aceptado los análisis de ADN como válidos a efectos de continuar las investigaciones abiertas. Sin embargo no se acaban aquí las irregularidades del caso y que nosotros, entre otros investigadores, hemos podido averiguar en el transcurso de los últimos meses.

Comenzando por las múltiples contradicciones del único “acusado, testigo y portavoz de la verdad oficial” Miguel Ricart y acabando por las múltiples “casualidades” que ocurrieron el día que unos colmeneros “casualmente” descubrían los cuerpos sin vida de las niñas, pasando por los “extraños” pagos por parte del Ministerio del Interior a las familias de Antonio Anglés y Miguel Ricart, pagos de los que nos informó un “Garganta Profunda” que, al parecer, podría pertenecer a la Guardia Civil

Fuentes: http://www.rebelion.org

He de decir que nivel personal soy bastante escéptico en cuanto a las verdades que pueda contar el reportaje de Netflix, pues hasta donde yo sé, no han entrevistado a aquellos que saben realmente lo que pasó.

Publicado elPeriodismo del misterio

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: