La rentabilidad de las desgracias ajenas Feliz jueves amigos y amigas de este blog. He esperado un tiempo prudencial para poder dar mi opinión sobre el tema de Julen, el pequeño que cayó en el interior de un pozo y cuyo desenlace, aunque fatal, resultó económicamente hablando, positivo para más de un medio de comunicación.